Acéptense a ustedes mismos. La Tierra a través de Pamela Kribbe

 

«Queridos amigos, soy la voz de la Tierra. Estoy bajo sus pies y los saludo a todos con calidez y una bienvenida muy sentida desde mi corazón. Estoy con ustedes, muy cerca. Sientan mi presencia en el aire que respiran, el agua que beben, en su propio cuerpo que los acompaña en esta vida de principio a fin. Quiero sentirlos, absorber su presencia, porque su conciencia me enriquece. Puedo aprender de ustedes y ustedes también puedes aprender de mí, si así lo desean. Estamos aquí para crear y trabajar juntos.

Tienen una conciencia que por su propia naturaleza es creativa e ingeniosa, y debido a ese tipo especial de conciencia, son distintos de otras criaturas vivientes en la Tierra. Todo lo que existe tiene una conciencia, un alma, pero ustedes tienen un poder creativo que los distingue de todos los demás seres vivos. Están en camino de convertirse en dioses, son dioses en la creación, y están aprendiendo a ser conscientes de su poder creativo y a aceptarlo.

Sin embargo, a menudo no son conscientes de su poder creativo o no saben cómo manejarlo muy bien. Hay una parte de ustedes que se siente perdida, rechazada en esta vida en la Tierra; una parte de ustedes que no está conectada con la Fuente de todo, la Fuente que lleva toda la vida. Y quiero animarlos hoy a que se involucren en esta conexión con el todo mayor, la Fuente, —Dios si quieren— que los lleva a lo largo de su vida. Es la única conexión a través de la cual realmente pueden sentir seguridad incondicional y una aceptación absoluta de quienes son.

“Esa conexión es lo que están buscando y, a partir de esa conexión a tierra que su poder creativo adquirirá una expresión positiva.”

Cuando tratan de crear sin esa seguridad básica de sentirse llevado por un campo de amor más grande, cuando ustedes, con su poder creativo, están separados, se sienten solos y perdidos, y luego esta energía creativa puede, a veces, volverse en su contra. Solo observen en su vida diaria, la frecuencia con la que se sienten desconectados de la Fuente que los lleva, y luego empiezan a preocuparse, sus emociones son confusas y caóticas. Todo esto tiene que ver con esa falta de conexión y de no poder dejar de intentar controlar la vida; sin saber que están siendo llevados por la Fuente.

¿Cómo hacen la conexión con esa Fuente, la esencia de lo que son?

Dondequiera que esa Fuente se revele, allí también estará. En realidad, no están separados, hay una red de vida que rodea e impregna todas las formas, todas las criaturas. Son toda esta red; pero, al mismo tiempo, son parte de ella: ustedes son simultáneamente parte y todo. Quizás esto sea difícil de captar con su mente, pero no necesitan entenderlo con su intelecto, es un sentimiento.

“Y mi regalo para ustedes, lo que pueden aprender de mí, es rendirse a esta vasta red de vida”

Basta con mirar el mundo natural, la vida no humana. Todos los seres en esa red sienten que son transportados y alimentados, apoyados por el medio ambiente mientras desarrollan su propio potencial individual. Una flor que florece en el campo hace uso de las fuerzas aquí en la Tierra: el sol, el viento, la lluvia. No se pregunta si habrá sol en el momento adecuado, o agua en el suelo, o el refugio de un árbol con suficiente sombra. Espera que se presenten las circunstancias adecuadas, e incluso cuando no se dan las condiciones adecuadas, esta energía vital natural se rinde a lo que le viene y, si es necesario, muere para florecer de nuevo en otra forma.

Ese poder de entrega está presente en toda la naturaleza: los animales, las plantas, las piedras. Todo lo que vive sabe cómo comportarse dentro de esta red que lo abarca todo, excepto ustedes, que tan a menudo parece estar confundidos y sin raíces, a la deriva.

¿Por qué es eso?

Están confundidos y a la deriva precisamente por sus grandes habilidades y talentos, sus poderes creativos. El camino de regreso a la claridad y a sentirse arraigado una vez más, es también el camino hacia una implementación pacífica de su poder creativo. Y la experiencia gozosa de eso es a través de la Tierra, al regresar a una unidad con toda la vida que les rodea, esa es la clave, la solución.

Intenten sentir esa unidad por un momento, comenzando por su cuerpo, que es mi regalo para ustedes. Sientan la vida fluyendo allí, sientan su cuerpo como un campo vivo de energía. No miren qué está mal o dónde hay un problema, simplemente sientan la vida misma por un momento, fluyendo y pulsando por todo su cuerpo.

“Su cuerpo es hermoso e inocente, una expresión del significado de la fuerza vital.”

Dejen que el sol brille sobre él e imaginen que están completamente en esa luz y que todas las células de su cuerpo beben del poder del sol, que simboliza mucho más que la luz física. En el sol late un corazón, igual que en mí. En el Sol late una sabiduría, un conocimiento. El Sol es la fuerza creativa fundamental en este sistema solar. Absorbo su luz y fuerza energética que luego transformo en formas de vida. Ustedes son parte del Sol, y podrían decir que vienen del Sol, aunque lo digo metafóricamente. Llevan la fuerza creativa del Sol en ustedes, y están aquí para infundirme esa fuerza a fin de producir vida floreciente y abundante en la Tierra. A cambio, mi regalo para ustedes es que les recibo, les proporciono refugio en el que vivir, para que puedan disfrutar de esta vida.

Confíen en mí. Muchos de ustedes desconfían de mí, quizás no conscientemente, pero hay tantas cosas que les enseñaron las tradiciones de las muchas culturas dominantes en la Tierra. Sus doctrinas y teorías dicen que el cuerpo es de una forma u otra inferior; que la naturaleza está por debajo de los humanos y está menos desarrollada, menos importante; que esta naturaleza en ustedes, su codicia por la vida, sus sentidos y emociones, y lo que el cuerpo quiere, deben ser trascendidos en beneficio de la “verdad espiritual”, aunque nadie sabe exactamente lo que eso implica. Están tan alejados de su naturaleza humana, de su unidad conmigo, la Tierra, que esto les hace sentir triste y solos. Veo su alienación a diario. Están bombardeados con estímulos que les rodean y especialmente con sus propios pensamientos confusos. Han perdido el rumbo porque su conexión fundamental con el campo de poder que soy, se les ha escapado.

Ahora entréguense a mi fuerza y ​​déjenme recibirlos. Sean los que realmente son y no se esfuercen tanto en ser diferentes, en sentir diferente a lo que sienten. Ustedes ya son perfectos tal y como son. Su “camino” es ser quienes son y nunca ser alguien más que quienes son.

“Su camino es ser siempre ustedes mismos.”

Al igual que una flor, cuando florece, revela su propósito más profundo, así entran en un florecimiento cuando permiten que su corazón irradie como naturalmente quiere, sin tratar de restringirlo y sofocarlo con ideas que no son de su naturaleza. Para volver a su estado natural de ser, es necesario que confíen en ustedes mismos, y no en el llamado «yo superior» en el que deben concentrarse. Confíen en su propia humanidad y pregúntense esto. ¿Qué quiere el ser humano en mí?

Toda esta idea de que deben concentrarse en un orden superior de existencia, una jerarquía que se eleva por encima de la Tierra es un concepto erróneo. No están aquí para trascender su humanidad. Es precisamente en su humanidad donde reside la conexión entre el Cielo y la Tierra, entre la energía solar y la energía de la tierra. Precisamente siendo humano pueden volverse completos y ahí radica su destino. No es reprimiendo su humanidad, sino abrazándola, que vuelven a casa y se convierten en esa hermosa flor que están destinados a ser.

¿Qué es esta humanidad que se ha vuelto tan reprimida, juzgada y condenada desde la cabeza a través del pensamiento?

Su humanidad tiene que ver con sus sentimientos. Están aquí en la Tierra para aprender atreviéndote a sentir, permitiendo que sus emociones sean y moverse en las olas de esas emociones.

“Aprendan a vivir de sus emociones y atrévanse a confiar en que hacerlo los llevará a casa.”

Los lleva dentro de un campo dinámico de movimiento, que naturalmente se esfuerza por lograr el equilibrio y el crecimiento. Sin embargo, ustedes no creen en ese concepto porque sus emociones a menudo parecen confusas y difíciles de entender, pero sus emociones los llevan a Casa, sus emociones son las mensajeras de su alma.

Al escuchar sin reservas sus emociones, o lo que podrían llamar el niño interior, descubrirán dónde las cosas se han desequilibrado dentro de ustedes. Su niño interior, sus emociones, les están llevando a sus raíces. Imaginen por un momento que ven a un niño pequeño venir hacia ustedes, un niño que surge de su cuerpo, de ese lugar profundo dentro de ustedes donde mantienen un equilibrio de energías. Tomen al niño en su regazo. Dejen que esta imagen se desarrolle por sí sola, o simplemente creen una conexión con sus sentimientos; no tienen que ver nada.

En cada uno de ustedes hay un niño vivo: un niño de la tierra y del cielo. Quiere decirles lo que necesita, quiere señalar el camino para sentirse en paz y seguro en la Tierra. Dejen que este niño les diga cómo se siente, qué emociones lo rodean y permítanle que las exprese. Si permiten que el niño haga esto, verán que se vuelve más pacífico y feliz. Pueden tomarlo de la mano y, junto con este niño, moverse por la vida en estrecha conexión con su humanidad.

Formación de Terapeutas en C.E.Y.S.

Comenzaremos el 2 de octubre ¡NO LO DEJES PASAR ESTA OPORTUNIDAD!

Formación de Terapeutas en C.E.Y.S. es un curso en el que durante 3 meses estarás dedicado a trabajarte para sanes los bloqueos que has adquirido a lo largo del tiempo, y que son los responsables de problemas físicos, mentales, emocionales y espirituales, además aprenderás a ayudar a otros ¡Practicarás desde el primer día, con ejercicios para sanarte tú y también para aplicarlos a tus pacientes!  Haz Clic Aquí para saber más…

Acéptense a ustedes mismos, es lo que todos necesitan más profundamente en su camino, digan «Sí» a todos los aspectos que surgen dentro de ustedes. Solo cuando realmente digan «Sí» a todo lo que hay dentro de ustedes —sus pensamientos, sus emociones, sus miedos, sus confusiones— su poder creativo puede extenderse y abarcar todo. Su poder creativo, que comparo aquí con el Sol, es un poder radiante que se extiende desde adentro hacia afuera; un poder que quiere dar y unir y manifestar. Yo, en cambio, soy un poder receptor, la Tierra receptiva que absorbe. Estas dos fuerzas se necesitan mutuamente para llegar realmente a una creación equilibrada: una cocreación.

Tienen ambas fuerzas dentro de ustedes, el Sol y la Tierra, dador y receptor. Pueden desarrollar cada vez más la fuerza receptora, el poder de la Tierra, en ustedes al decir verdaderamente «Sí» a su propia humanidad, al tener verdadera compasión por las necesidades más profundas dentro de ustedes mismos, así como por la oscuridad y la negatividad que prevalecen allí.

¿Puede la luz de este Sol interior brillar sobre ustedes mismos? ¿Puede calentarles?

“Por eso están aquí, para formar un puente entre el Cielo y la Tierra.”

Si realmente saben cómo aceptarse, y además no juzgar ningún aspecto de ustedes mismos, entonces su poder creativo, los rayos de este Sol, realmente penetran hasta el centro de su humanidad y hasta el centro de la Tierra. Así se iluminan por dentro con su propia luz, su propio calor.

Permitan que eso suceda, sean ​​la Tierra. Imaginen que ustedes son la tierra y dejen que este brillo del sol sobre ustedes les penetre. Miren cómo este Sol pone todo dentro de ustedes a la luz, y lo hace sin juzgar para que todo pueda ser. Sientan el alivio de eso: nada está prohibido, nada es malo. Dejen que este sol brille. Imaginen que están acostados boca arriba en la Tierra y que lo asimilan todo y sienten: «Se me permite ser quien soy». Al ser quiénes son, se convierten en quienes deben ser: el Sol y la Tierra unidos dentro de sí. Esta unión de fuerzas se manifiesta como una sensación de paz y bienestar, y son las señales de que han hecho la conexión, de que han levantado el puente. Si se sienten tranquilos y en paz consigo mismo, entonces eso es bueno. No tienes que hacer más que eso, el resto viene por sí solo.

Les pido que presten atención a este recibir de la Tierra, sabiendo que son uno conmigo y diciéndose «Sí» a ustedes mismos. Si saben cómo encarnar esta conexión, verdaderamente traen la luz a la Tierra y también se convierten en dadores, creadores, soles radiantes. Verán que estas dos cosas aparentemente opuestas son una y la misma cosa: dar y recibir son uno, no dos. Una flor hermosa, una rosa, da por ser ella misma, por saber que es transportada por todos los elementos nutritivos que la rodean.

Ustedes son así. Sean cómo la rosa, confíen en que les nutren los elementos. Dar y compartir su belleza ocurre por sí mismo, al ser quienes son. Los saludo a todos. Acepten mi regalo.

La Tierra

Canalizado por Pamela Kribbe