Escuchen su corazón, incluso cuando es difícil. Los Ángeles por A. Albers.

 

“Mis queridos amigos, los amamos mucho,

Nos han escuchado decir a menudo, «sigan su corazón en el momento», y los escuchamos decirnos a menudo, «¿Qué significa eso exactamente?»

Hoy nos gustaría ayudarles a aclararlo.

El corazón es donde las energías de su “yo” humano se encuentran y se mezclan con las energías de lo Divino. No estamos hablando del corazón físico, sino del centro de energía que reside cerca del corazón, en el centro de su pecho. Muchos han llamado a esto el «corazón sagrado».

Ustedes sabrán cuando este centro de energía esté completamente abierto y circule entre las frecuencias humana y divina porque se sentirán amorosos y felices. Pueden sentir este amor como un sentimiento de amor humano: fraterno, familiar o romántico. Pueden sentirlo como una sensación de amor Divino, reconociendo la luz y la bondad dentro de otro. Pueden sentirlo como admiración o respeto. Pueden que se sientan contentos o satisfechos. Es posible que sientan impaciencia o entusiasmo.

«Cuando este centro está abierto, se sienten bien y, por lo tanto, sienten a Dios. Sienten la circulación del amor en ustedes mismos y desde ustedes.»

En este estado de ser, sin mucho pensamiento, gravitan naturalmente hacia lo que los eleva y los inspira, hacia lo que es saludable y les alegra. “Escuchan” su guía sin siquiera tener que pensar en ello. Los «deberías» importan menos que los «deseos» cuando están enamorados. Cuando ya se sienten bien, es fácil fluir hacia lo que les hace sentir bien. Naturalmente, querrán pensar o hacer cosas que inspiren sentimientos positivos. Su amoroso y sagrado corazón y su personalidad están alineados y trabajando en armonía. Seguir su corazón cuando están felices es tan simple como hacer lo que naturalmente les hace sentir bien.

Sin embargo, cuando se sienten molestos o deprimidos, puede ser un poco confuso cuando decimos «escuchen a su corazón». En un momento de enojo, es posible que tengan ganas de descargar su dolor sobre otra persona en un arranque de enojo. Ciertamente, esta no es la acción más amorosa que pueden realizar. No es muy maduro ni evolucionado. No lo recomendamos. Recomendamos dejar el dolor en privado, en un diario, o despotricar y descargarse con sus ángeles, que tomarán el dolor y les enviarán solo amor, porque nosotros vivimos en una circulación de amor todo el tiempo. 

No obstante, suponiendo que descargan su ira sobre otra persona porque es la cosa más amorosa que se les puede ocurrir en ese momento.

«Incluso en ese caso, aprenderán, crecerán y se expandirán.»

Pueden dañar una relación sin posibilidad de reparación. Es posible que se escuchen a ustedes mismos y se den cuenta de que eso no es lo que realmente son. Puede que no obtengan el resultado que desean, pero crearán movimiento, y el movimiento hacia un amor más grande es inevitable, sin importar cuán graciosa o torpemente ocurra.

En este caso, realmente no «escucharon a su corazón». Simplemente reaccionaron, lo mejor que pudieron. Nosotros no los juzgamos y les imploramos que no se juzguen a ustedes mismos. Sabemos que están todos, siempre, incluso cuando no lo saben, buscando la luz. Todos están haciendo su mejor esfuerzo. Están creciendo y aprendiendo a tomar acciones amorosas más centradas en el corazón. Están aprendiendo a tener pensamientos que les hacen sentir mejor y a emprender acciones que les hacen sentir más amorosos. Siempre tratamos de guiarlos gentilmente para que escuchen la guía más amorosa que sentirán cuando se tomen el tiempo para sentir su propio corazón sagrado.

Veamos este ejemplo nuevamente. Supongan que están enojados, como muchos en estos días. No están de acuerdo con una regla. Alguien les interrumpió en el tráfico. Alguien les juzgó, dijo o hizo algo que no les gusta. Es posible que alguien les haya hecho daño. Puede que tengan una ira justa. Otros pueden estar de acuerdo con ustedes. No obstante, la ira, aunque a menudo se siente temporalmente poderosa después de un momento de sentirse impotente, no se siente muy bien durante mucho tiempo.

«Su corazón quiere más para ustedes. Su corazón quiere que se sientan bien. Su amoroso corazón sagrado quiere que sientas a Dios.»

Entonces, ¿Cómo escuchan a su corazón cuando todo en su cerebro condicionado les pide a gritos que entreguen su poder para ser feliz por la cosa o situación que les enfureció? No pueden cambiar las leyes de inmediato. No pueden cambiarse el uno al otro. No pueden alterar la forma en que las personas conducen en el tráfico en este momento, y no pueden controlar si su ex quiere o no seguir siendo una molestia, pero pueden escuchar a su corazón, y su sagrado corazón siempre les guiará hacia una realidad más amorosa y poderosa.

Piensen en cómo un padre amable y cariñoso podría calmar y guiar a un niño enojado. Le darían espacio al niño en un tiempo de espera, si fuera necesario. Su corazón sagrado podría guiarlos a tomarse un espacio del problema:  apagar las noticias, alejarse, permanecer en silencio o distraerse con pensamientos y acciones que se sientan mejor. El padre puede consolar al niño. Su corazón podría ofrecerles ideas sobre cómo pueden consolarse a sí mismos de una manera saludable. El padre puede darle al niño una perspectiva diferente sobre la situación. Su sagrado corazón podría ayudarlos a ver la situación con mayor compasión por ustedes mismos y por los demás. El padre puede simplemente levantar al niño, abrazarlo y abrazarlo hasta que ya no esté asustado o molesto. Su sagrado corazón puede guiarlos hacia algo o alguien que sienta amor por ustedes. Entonces, el padre podría sugerir otras formas de manejar la situación en el futuro. Una vez que se hayan calmado, su sagrado corazón les dará ideas fortalecedoras que los ayudarán a sobrellevar la situación de una manera más amable en el futuro.

Formación de Terapeutas en C.E.Y.S.

Comenzaremos el 2 de octubre ¡NO LO DEJES PASAR ESTA OPORTUNIDAD!

Formación de Terapeutas en C.E.Y.S. es un curso en el que durante 3 meses estarás dedicado a trabajarte para sanes los bloqueos que has adquirido a lo largo del tiempo, y que son los responsables de problemas físicos, mentales, emocionales y espirituales, además aprenderás a ayudar a otros ¡Practicarás desde el primer día, con ejercicios para sanarte tú y también para aplicarlos a tus pacientes!  Haz Clic Aquí para saber más…

Al principio, la idea de «escuchar a su corazón» cuando están molestos puede no parecer atractiva. ¡Pueden sentir que quieren venganza, en el sentido de que quieren que esa persona comprenda cuánto los lastimó! Puede sentirse temerosos u odiosos. Es posible que realmente deseen que esa otra persona o situación cambie, pero ¿De verdad? ¿De verdad quieren jugar a ser Dios? ¿De verdad quieren gastar su fuerza vital tratando de cambiar a otros que no quieren cambiar? ¿Realmente quieren poner combustible en el tanque de gasolina emocional de las personas hirientes con su atención? ¿De verdad quieren golpearse la cabeza contra la pared luchando contra otros que se defienden?

Queridos, ¿No preferirían sentirse bien?

Su sagrado corazón los guiará hacia esos mejores sentimientos. Entren en su sagrado corazón y pregúntense: «¿Qué quiere mi corazón amoroso?», y escuchen. Es posible que escuchen algo simple. «Quieres paz». «¿Cómo me recomienda mi corazón amoroso que sienta paz?» Tal vez les apetezca una siesta, una música hermosa o simplemente alejarse de un problema. Escuchen su guía, queridos. Escuchen ese amoroso corazón suyo. Nunca les quitará el poder. Los guiará de regreso a su poder dado por Dios para ser felices y sintonizarse con una vibración en la que la gracia, la bondad, las soluciones y situaciones más amorosas son todo lo que atraen.

Entonces, ya sea que estén volando alto y feliz, perdidos en la tristeza o profundamente desesperados, practiquen preguntarse a menudo: «¿Qué quiere mi corazón amoroso aquí y ahora?» Escucha eso. La voz de Dios es a menudo un suave susurro vibratorio en su corazón, siempre guiándoles por el camino más amoroso, bondadoso y lleno de gracia hacia todo lo que deseas.

¡Dios los bendiga! Los queremos un montón.

Los Ángeles

Canalizado por Ann Albers