«Mis queridos amigos, los amamos mucho,

Tómense un momento ahora mismo. Piensen en alguien en su vida que alguna vez los haya molestado o los esté molestando en este momento. Puede ser alguien que conozcan o alguien a quien simplemente presencian en las noticias. Puede ser alguien que les importa profundamente o alguien a quien preferirían no volver a ver nunca más. Piensen por un momento en este individuo. Confíen en el primero que se les ocurra.

Sientan las sensaciones en su cuerpo mientras lo hacen. Observen la tensión, tal vez en las mandíbulas, la espalda o el intestino. Observen si se sienten en paz o tranquilos, temerosos o enojados. Solo fíjense por ahora sin el más mínimo juicio de ustedes mismos.

Ahora, imaginen a esta persona como un niño, perdido, solo, golpeado, abusado o ignorado. Mírenlo como un niño pequeño que llora por amor, pero no tiene a quién acudir. Sientan el dolor de su confusión y soledad.

«Sientan cómo su corazón se abre con compasión por este pequeño que se siente tan poco amado.»

Ahora, si pueden, imaginen que pueden ver a este niño herido dentro de esta persona que tanto les molesta, y que pueden enviarle amor, luz y tranquilidad, imaginen que pueden hacerle sentir que es una parte importante de la vida en la tierra. Mientras le envían amor a este pequeño niño, imaginen que la versión anterior comienza a suavizarse. Imaginen que esta versión anterior de ese niño comienza a abrirse y los mira con asombro y gratitud. No se dan cuenta de lo que están haciendo por ellos, pero sienten su amor.

Sientan las sensaciones en su cuerpo mientras envían amor a este niño. Sientan el flujo de calidez, relajación o incluso energía. Se siente bien ser ustedes mismos.

Queridos, dentro de todos en la tierra a quienes ustedes considerarían una amenaza, un monstruo o un maníaco, existe un niño muy herido y solitario. Dentro de cada perpetrador hay un niño abusado. Dentro de cada adicto hay un niño sensible, abrumado por la dureza del mundo. Dentro de cada narcisista hay un niño solitario que clama por atención. Dentro de cada mentiroso manipulador, hay un niño que fue despreciado por su verdad.

«Amen a los niños heridos dentro de aquellos que los molestan, queridos.»

No les estamos pidiendo que sean felpudos, que permitan el abuso o incluso la crueldad, pero quizás desde la distancia, envíen amor a esos niños heridos atrapados en un caparazón de dureza u odio. Envía amor a esos niños abusados atrapados en un abusador adulto. Envía amor a esas pequeñas almas abrumadas atrapadas en el adicto adulto. Envíen amor, queridos amigos, a la inocente chispa de luz a menudo sumida en la oscuridad dentro de aquellos que no soportan.

La misma chispa inocente de lo Divino vive en ustedes. Cuando envían amor a la luz inocente dentro de los demás, esta es la forma más elevada de amor propio, porque están amando la Fuente y el Ser que vive en todas las cosas y todos los seres. Están amando a Dios.

En este flujo de amor se conectan con su Ser más profundo y verdadero. En esta disposición de amar la luz y la inocencia dentro de cualquier persona, se sentirán más profundamente enamorado de su propio Ser verdadero de lo que podrían sentirse con toda la justa ira y actitud defensiva del mundo.

Preparación para la Ascensión

Inscripciones abiertas. Comenzamos el 7 de febrero
¡UN CAMINO AL AMOR, A TRAVÉS DEL AMOR!

EL CAMINO DE LA MAESTRÍA es un curso de 9 meses guiado por Lina Custode en el que podrás avanzar rápidamente en tu vida, y se te facilitará el aprendizaje de las enseñanzas del maestro Jesús. Aquí encontrarás los regalos que ya están dados en el universo para ti. Aprenderás, a través de tu maestro interno, a corregir las percepciones que te han hecho sentir separado del todo y han generado miedos, tristezas, sufrimiento y dolor.

Haz Clic Aquí para saber más…

Fomentamos los límites saludables en su mundo de tercera densidad. Fomentamos un discernimiento claro sobre lo que les da alegría y lo que no. También los alentamos, incluso mientras honran a su ser humano de esta manera, a honrar el espíritu interior, enviando amor a la luz y el espíritu inocente dentro de todos los seres humanos.

No necesitan pasar tiempo con personas con las que no resuenen. No es necesario que les gusten sus personalidades. No es necesario que pongan excusas por sus comportamientos. En cambio, ámenlos, a los verdaderos “ellos” – el alma dentro de ellos – y podrán ser ustedes quienes los desvíen del camino de su dolor y oscuridad hacia una verdad más grande y una luz más grande.

¡Dios te los bendiga! los queremos un montón.»

Los Ángeles

Canalizado por Ann Albers